El santuario de los masones

antonio_narino(Apartes del libro la Antorcha Brillante, biografia de Antonio Nariño escrita por Eduardo Escallón)

Antonio Nariño había diseñado la remodelación de un estudio en su vivienda para acoger allí a su tertulia. A partir de un dibujo de su puño y letra, comenzó a decorar una de sus habitaciones con imágenes e inscripciones cargadas de un misterioso sentido político, por los mismos días en que imprimió los derechos del hombre y del ciudadano. El plano de la obra era muy simple, pero lleno de significado. Se trataba del techo interior del cuarto y de sus paredes adyacentes. La superficie plana que cerraba en lo alto la habitación era el “CIELO” e iba pintado como tal. En el exterior, esta estructura era una cubierta a cuatro aguas, por lo que adentro había cuatro planos inclinados que iban del perímetro del cielo raso a las paredes. En estas inclinaciones laterales y altas estaban unas dedicaciones a la libertad, la filosofía, la razón y la sabiduría, cada una con una leyenda que la explicaba.

Bajo “LA LIBERTAD” decía “Aquél es verdaderamente libre, que no necesita poner los brazos de otros a fin de los suyos, para hacer su voluntad. 77, Rousseau”. Nariño diría más tarde que aquí él hablaba de la libertad “de un hombre en particular, y no a la libertad del gobierno”. A “LA PHILOSOFÍA” seguía, “Aquí el verdaderamente filósofo, que al estudio del corazón humano junta el amor a [sus] semejantes. ” Bajo “LA RAZÓN” ponía (al parecer, pues la caligrafía no es del todo clara): “No se sigue la razón cuando, sin oír las opiniones de los hombres, se escuchan los gritos de la fe”. Junto a “MINERVA”, diosa de la sabiduría, decía “O tú cualquiera que seas, detén el paso si no eres amigo de la razón, la verdad y de la filosofía”.

En la pared del lado de la libertad estaban Sócrates y Rousseau con la inscripción “La verdad, la sobriedad, el desinterés los distinguieron en Atenas y en Ginebra. El estudio del corazón del hombre en todas las naciones”. Los acompañaban Plinio y Buffon con “La naturaleza les abrió sus tesoros ó robaron a la naturaleza sus secretos”.

En el muro bajo la filosofía, estaba “Nariño en su retrato”, junto a Cicerón, Demóstenes y William Pitt. A estos tres les correspondía: “Oradores, filósofos, amantes de la Patria. Roma e Inglaterra los disfrutaron, el mundo entero los admira”.

En la pared de la razón iban Jenofonte y Washington, “filósofos intrépidos y guerreros superiores a todos los sucesos de la vida”. A su lado estaban Solón y Montesquieu con “dejemos en herencia al resto de los mortales la riqueza, pero que la virtud sea la nuestra. Del mismo Solón. ”

Bajo Minerva se situaban Tácito y Raynal con la frase “Conocieron las naciones, los hombres y todos los tiempos los tuvieron presentes”. Seguía en el centro de la pared Newton “ya solo” y decía “ó tirado de las ciencias en su carro sobre las nubes, ‘et inducit illum in nubem’. Su genio lo elevó sobre las nubes y el cielo fue su morada”. Al final, también bajo Minerva y unidos por “una cadena en el pedestal”, estaban “El divino Platón” con la inscripción “Temía menos al lenguaje de los hombres que al de los dioses. Quintiliano”, y Benjamín Franklin con “Quitó al cielo el rayo de las manos y el cetro a los tiranos”. En verdad las autoridades tenían de qué preocuparse, pues el diseño de Nariño era un tributo a las ideas más progresistas de su época.

Setenta años más tarde, en 1865, el artista italiano Constantino Brumidi habría de pintar un fresco gigantesco en la bóveda que cierra en lo alto la rotonda del capitolio nacional de los Estados Unidos, el edificio que alberga al poder legislativo, es decir al Congreso de esa nación. La obra de arte se llama “La apoteosis de Washington” y representa la asunción del general a los cielos, acompañado de la Libertad y la Gloria, y de las trece colonias liberadas. Apoteosis significa “deificación” es decir, cuando convertimos a los héroes en dioses, de allí que en el centro del diseño esté el “CIELO” y que Nariño llamara “Santuario” a su recinto.

Bordean el perímetro de la bóveda seis grupos de figuras que simbolizan las virtudes, unas del liberalismo político y otras del liberalismo económico, que Norteamérica comenzaba a valorar después de su Independencia y de la guerra civil que los consolidó.

La primera está justo arriba de la figura de Washington, donde el reloj da las doce. Es “El Comercio” con su dios Mercurio dándole dinero al hombre que manejó las finanzas de la guerra de Independencia. Un ancla hace de flecha junto con el brazo de un marino para señalar la relación con la imagen que le sigue a mano izquierda del observador.

Allí donde el reloj marca las diez está “La Marina” con Neptuno y su tridente seguido de un barco de vapor con casco de acero.

A la derecha del “Comercio” en el lugar opuesto a “La Marina”, donde el reloj marca las dos, sigue “La Mecánica”. La representa Vulcano, dios del fuego y de la forja, al pie de su yunque, de un cañón y con una máquina de vapor a sus espaldas.

A las cuatro, “La Agricultura”. En ella está la diosa Ceres sobre una cosechadora y portando un cuerno de la abundancia. La acompaña la joven América con un Gorro Frigio en la cabeza, el mismo gorro que fue usado como emblema de la libertad por los revolucionarios franceses de 1793, luego por los republicanos españoles, y que también aparece en nuestro escudo colombiano. Las dos figuras que le siguen son, así mismo, enigmáticas y significativas con relación a Nariño.

En la posición de las seis aparece la “Libertad” con una capa, una espada y un escudo. Es “La Guerra” de Independencia atropellando a la Tiranía y al Poder Monárquico. La guía un filósofo con dos antorchas brillantes que abren paso ante la actitud pasiva del escepticismo

Por último está “La Ciencia”, representada por Minerva, por supuesto, cuyo dedo índice señala una máquina eléctrica y una imprenta mientras Benjamín Franklin observa, acompañado de Robert Fulton y Samuel Morse. A su lado, unos estudiantes de matemáticas aprenden a usar el compás de puntas fijas.

Para descargar el libro completo en formato PDF de clip aquí:  pdf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s