Giordano Bruno el eterno librepensador

L0015152 Portrait of Giordano Bruno in "Opere" Credit: Wellcome Library, London. Wellcome Images images@wellcome.ac.uk http://wellcomeimages.org Portrait of Giordano Bruno Opere [2 volumes] Bruno, Giordano [edited by A. Wagner] Published: 1830 Copyrighted work available under Creative Commons Attribution only licence CC BY 4.0 http://creativecommons.org/licenses/by/4.0/Tomado de http://www.giordanobruno.co

Semblanza biográfica preparada por Adolfo Viana

GIORDANO BRUNO  (1548 – 1600)

Sus inicios en Italia – Orden de los Dominicos

Filósofo italiano, representante del Renacimiento tardío, nació en Nola, fue bautizado como Filippo. En 1562 fue a Nápoles, donde asistió a los cursos de G. de Colle (“il Sarnese”), conocido por sus tendencias Averroitas (Averroes: principal trabajo filosófico “La incoherencia de la incoherencia”, enérgica defensa del pensamiento neo-platónico y aristotélico ante los ataque musulmanes de la época, basado sobre todo en los Diálogos de Platón, también el acuerdo entre filosofía y religión y el resumen de las doctrinas de los teólogos sin tomar su partido) y estudió lógica con un fraile Agustiniano.

Para continuar sus estudios entró al convento Napolitano de San Doménico Maggiore en 1565. Al hacerse fraile Dominico, asumió el nombre de Giordano. Mientras estuvo en el convento empezó a desarrollar dudas teológicas y a proclamar la necesidad de libertad cristiana, lo cual lo llevó a conflictos con la autoridad monacal. Después de recibir las órdenes sagradas, fue señalado como sospechoso de herejía y hubo de escapar a Roma en 1576. En Roma se vio involucrado en un caso de homicidio y tuvo que huir nuevamente; en 1576 fue a Liguria y luego a Venecia.

Segunda etapa: Europa – Calvinismo, Iglesia Anglicana.

,

Después de errar por el norte de Italia, cruzó los Alpes y en 1578 llegó a Ginebra. Allí abandonó los hábitos Dominicos y se ganó la vida como corrector de pruebas. En 1579 se incorporó al Calvinismo, doctrina que abandonó por su intolerancia y luego de publicar un libelo contra el profesor calvinista Antoine de la Faye, fue conducido a prisión. Después de retractarse se le permitió abandonar Ginebra y se desplazó a Lyons y luego a Tolouse, donde recibió el grado de Maestro de Artes y fue designado conferencista en filosofía.

 

En el verano de 1581 llegó a París con la protección de Enrique III, quien lo nombró uno de sus “lectores”. En 1582 publicó la comedia Il candelaio y un grupo de estudios nemotécnicos (De umbris idearum, Cantus circaeus, De compendiosa architectura et complemento artis Lullii), que reflejan la influencia de Raimon Lull y de Nicolaus Cusanus. (Raimon Lull, 1235-1315, autor converso místico y misionario, predicó a los paganos y denunció los errores de los infieles, combatió los mahometanos y se dedicó al trabajo evangélico; fue combatido por la Orden de los Dominicos)

En la primavera de 1583 discutió en Oxford con John Underhill en presencia de Albert Laski y dictó conferencias sobre la inmortalidad del alma y algunas conferencias de cinco temas, que tuvieron una acogida muy hostil. Se trasladó entonces a Londres con el patrocinio del Embajador francés Michel de Castelnau y se relacionó con el círculo de Robert Dudley.

Obras filosóficas – Infinitud, mínimos, unicidad, análisis, geometría, astronomía

ars

En Londres publicó el Ars Reminiscendi (158) y entre 1584 y 1585 las siguientes obras italianas en forma de diálogo: La Cena de le Ceneri (La cena de las cenizas), en la cual luego de una aceptación completa del sistema solar de Copérnico, postula la infinitud del universo compuesto de una infinidad de mundos y critica la pedantería de los oxfordianos y de la sociedad inglesa; De la causa, principio et uno, en la cual trata de demostrar la unidad de todas las sustancias y de la forma y manera, así como la coincidencia de los contrarios; De infinito, universo et mondi, en el cual señala enseñanzas pre-socráticas en un ataque a Aristóteles e introduce por primera vez la noción del mínimo; Spaccio de la bestia trionfante (dedicada a Sir Philip Sidney) y Cabala del cavallo pegaseo, que expresa su ideal por reformas éticas y sociales de acuerdo con sus tendencias anti-ascéticas y anti-cristianas; y De gl´heroici furori (también dedicada a Sidney) donde busca una armonía entre el alma humana y la naturaleza. De regreso a Paris en octubre de 1585, publicó Figuratio Aristotelici physici auditus (1586) y análisis latinos de los estudios geométricos de Fabricio Mordente. Por la situación creada a raíz de un ataque contra Aristóteles en el Colegio de Cambrai, Bruno tuvo que salir de Francia en junio de 1586.

Pensamiento filosófico

En el pensamiento de Bruno se encuentran influencias neo platónicas, místicas, estoicas y copernicanas y monadistas. Como resultado de ellas, concibe el universo como una infinitud en constante transformación de una sustancia única : la vida, en la cual toda diferencia (lo finito y limitado) se disuelve. Existe una correspondencia entre la infinitud de Dios (el cual es trascendente e inmanente al mundo) y la infinitud del universo. Estas paradojas se resuelven porque a nivel de lo infinito todos los opuestos coinciden; Dios, espíritu y ley del mundo, está en todos los seres, es la “mónada de todas las mónadas”. El hombre adora esta infinitud  (Dios) se entusiasma (entusiasmo heróico) ante ella. La filosofía de Bruno aspira a un dinamismo típicamente renacentista; de ahí la vuelta a Aristóteles. Para Bruno la materia puede transformarse en ser y, por el mismo proceso dialéctico, este puede convertirse en materia y nada (identificación de la “absoluta potencia y el acto absoluto” según palabras del propio Bruno); “todo es uno”, aunque existen individuos innumerables; el objeto de la filosofía es llegar al conocimiento de esta unidad. El panteísmo de Bruno influyó en Spinoza y, a través de éste, en el idealismo alemán.

Alemania –  De Mínimo, de inmenso, monades                               

Se desplazó a Alemania, primero a Marburgo y luego a Wittenberg, donde fue autorizado como profesor y publicó obras en Latín inspirada por Lull. Cuando el partido calvinista prevaleció en este último lugar, tuvo que salir nuevamente, en marzo de 1588, esta vez hacia Praga y luego a Helmstedt en Alemania, donde permaneció hasta que fue excomulgado por la Iglesia Protestante de la localidad. Entre las obras compuestas en este período hay tres poemas en Latín: De minimo, donde Bruno sostiene que es imposible confinar la fluidez infinita de la naturaleza dentro de los límites de las cantidades; De immenso que se basa en la teoría de monismo cósmico y en el cual ataca la astronomía matemática (Monismo:  teoría filosófica de que la realidad es un todo orgánico sin partes independientes) y De monade, que muestra la misma aproximación anti-metafísica (La mónada representa el uno en sentido individual aunque refleje el sentido absoluto de lo único, interpretación total de lo real). Para publicar estos poemas se desplazó a Frankfurt  en junio de 1590, donde permaneció hasta agosto del año siguiente.

Infausto regreso a Italia – La inquisición

Aceptó en ese momento una invitación para ir a Venecia del Noble Giovanni Mocenigo, quien lo entregó a la Inquisición y fue testigo en su contra. Una vez arrestado lo llevaron a Roma en 1593 y permaneció en prisión por siete años. Después de un prolongado juicio por herejía, y por negarse a abjurar de sus doctrinas fue quemado vivo en el Campo de Fiori el 17 de febrero de 1600.

Los cargos de la Inquisición fueron:

  1. Escribió contra el Papa y contra la Iglesia Católica
  2. Puso en duda la virginidad de la Virgen María
  3. Negó la transubstansación de la carne
  4. Dijo que Cristo no era hijo de Dios, solo un mago
  5. Afirmó la existencia de innumerables y eternos mundos ( Infinitud ) y afirmó que la tierra gira alrededor del sol (heliocentrismo de Copérnico)
  6. Dijo creer en la reencarnación y no en el infierno
  7. Dijo que hasta los demonios salvarían su alma
  8. Dijo que la magia es legal y que también los apóstoles y los profetas eran magos

 

bruno church

“Tembláis más vosotros al pronunciar la sentencia que yo al recibirla”.

 

Al terminar el juicio, antes de la sentencia se le leyeron estos cargos y se le concedió un plazo de 40 días para que considerara retractarse de lo afirmado, de igual manera a como ya lo había hecho en Venecia.

Cumplido el plazo, Giordano Bruno se reafirmó en sus conceptos, se negó a retractarse y expuso con claridad por qué razones se sostenía en sus puntos filosóficos. Esta negativa condujo a su condena a ser quemado vivo en la hoguera.

 

Febrero de 2016

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s